Producto listo para venderse después de descongelarse.
No se necesitan ni Fermentadora ni Horno.
El producto tampoco necesita ningún terminado.
Reacción rápida ante un incremento en ventas.
Larga vida de almacenamiento en congelación.
(6 Meses en Promedio)
Requiere menor inversión y elimina el proceso de
producción en el punto de venta, lo que permite
aumentar el área de exhibición.

No se necesita manejo especializado del producto.
Capacitación sencilla del personal.
Control total del inventario.
Estandarización: Mismo producto y calidad en varios puntos de venta en una misma ciudad o en otros estados.